Cobertura: 15 Festival Cievyc Cine 08 Veo veo



Veo veo, De Ludmila Rosenzweig, Con Lucia Alvarado Losada, Vladimir Yuravel, 2008, 12’

Veo veo, ¿qué ves? una cosa ¿Qué cosa? Una selva llena de cerdos.

“Te queremos, tus abuelos” dice una carta que tiene esta joven casi adulta llamada Lana tiene en la mano. Y es ahí cuando todo parece indicar que se dirige hacia la casa de sus abuelos. El camino se recorre mediante una cámara subjetiva que nos muestra cómo la gente la discrimina y la mira mal. No entendemos muy bien por qué, pero así es. Sube a un colectivo y se queda dormida: sueño donde podemos ver a una niña pintando y cómo un hombre le toca sus pequeños senos. Ella empieza apretar con fuerza el crayón y su cara se llena de líneas. La escena está bastante bien lograda y los efectos son buenos, lo mismo que el arte del corto en general.
En un momento, quien parece ser su madre, dice que faltan dos días para que pase a ser mayor de edad, y ahí es cuando podemos ver cómo esta joven imagina su cumpleaños número 21. Cerdos –sí, cerdos- cantando, aplaudiendo y esperando a comer la torta, corte. Plano detalle a la boca de esta señora que creemos la madre de Lana, que dice “La vida es una selva”. Un montón de planos muy raros (testículos de cerdo, caperucita roja mostrándonos las tetas, etc…) dan sentido a muchos acontecimientos. Nos dan entender que la joven niña que vimos anteriormente era Lana, que de chica era manoseada por su abuelo mientras su abuela hacia boca muda, oídos sordos y ojos ciegos.
Pese a que la historia está lograda, por momentos se hace larga. Al final se nota cómo este pasado deja a Lana con dificultades para adaptarse al mundo. También se ve que su cabeza está llena de trastornos y que necesita de ayuda psicológica. Pero notamos, con lo poco que aparece la madre, que ella nos es capaz de darse cuenta de que su hija tiene serios problemas y que ve la vida como una selva llena de cerdos salvajes y no de personas.
Lana enfrenta a su abuela, lo hace despidiéndose con una colita de pelo, la mete en sus manos, se las aprieta con fuerza, le da un beso en la cabeza y se va. Ese acto del personaje deja satisfecho al espectador, ya que uno ve en eso una manera de enfrentarse a sus abuelos, como si dijese “a partir de ahora, para vos sólo soy esta colita de pelo”, demostrando así que puede ser adulta y enfrentar el pasado.

Marcos Di Biase

Al parecer la gente no se pone de acuerdo sobre Veo veo

VEO - VEO from Friqui Faquer on Vimeo.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Lo que le da es una colita de pelo? Creo que son la aguja y el hilo que después usa en el final del corto...

Anónimo dijo...

aca se puede ver este corto, uno de los mejores y mas originales

http://www.vimeo.com/1900314

Anónimo dijo...

Gracias anónimo!!
video agregado.
saludos
Manuel

Ruthiees dijo...

Si si, nada que ver lo de la colita de pelo, le da aguja e hilo y con estas se cosen los ojos al final.
Excelente

MARQUITOSROCK dijo...

Soy Marcos, critico del corto.
Quiero decir dos cosas
1: El cortó si es de los más originales del festival y nunca dije lo contrario
2: Lo de la aguja y el hilo no se entiende.