Cobertura: 15 Festival Cievyc Cine 08 Travesuras de Media Tarde


Travesuras de media tarde, De Fernando Cesario, Con Alan Romero, Facundo Serbian, Nicolás Crouspiere, 2008, 5’5’.


¿Los tres traviesos?


Travesuras de media tarde comienza con una presentación de más de un minuto, lo cual de entrada nos predispone mal porque el corto tiene una duración total de cinco. La estética de la misma está perfectamente emparentada con la de los comienzos del cine, al igual que el resto del corto. A lo largo del film nos encontramos con claros ejemplos para definir el cliché. Desde la típica picardía del robo al almacenero de barrio, pasando por ensuciar la ropa colgada en el patio del conventillo (con su obvia penitencia para el perpetrador), hasta apedrear transeúntes. Todas formulas repetidas hasta el hartazgo, que ya no generan ni un atisbo de sonrisa en el espectador. Y como corolario final del lugar común: esconderse detrás de una puerta entornada, luego de una travesura, mostrando sólo una cabeza arriba de la otra. ¿Se habrá visto esta imagen en algún otro lugar? ¿Qué pensarían Larry, Moe y Curly?

Por último, la música oficia de acompañante sincronizado de la acción de los personajes, intentando prepararnos para la escena de la travesura graciosa que aguardamos ansiosos pero que lamentablemente… nunca llega.

Fernanda Lascialandá




24 comentarios:

Excreciones cinéfilas dijo...

1)La-pi-da-rio... el director podría ofrecer un servicio en el cual sus clientes son protagonistas de películas antiguas en la costa atlántica argentina durante esta próxima temporada? En Mar del Plata podría funcionar...

2)Quiénes escriben estas críticas? Son alumnos de las nuevas carreras del Cievyc? Que intriga... no sé cómo funciona esto.

3)Asistieron los docentes a las proyecciones?

Excreciones cinéfilas dijo...

1)La-pi-da-rio... el director podría ofrecer un servicio en el cual sus clientes sean protagonistas de películas antiguas en la costa atlántica argentina durante la próxima temporada? En Mar del Plata podría funcionar bien...

2)Quiénes escriben estas críticas? Son alumnos de las nuevas carreras del Cievyc? Me intriga.

3)Asistieron docentes a las proyecciones?

Anónimo dijo...

Estas críticas las escriben alumnos de la carrera de Crítica y periodismo cinematográfico del Cievyc.

Murcielagasonica dijo...

Srta. Fernanda, coincido con usted y con Excreciones cinéfilas, cuyo comentario me hizo reír mucho.
Por eso me gustó tanto El Nacimiento de una Noción, porque retrata con noción real ese nacimiento, no como este corto que lo único que hace es aprovechar que tiene una bolex para filmar algo qeu no causa ni siquiera autoconciencia cinéfila.
La Pi Da Rio...

MARQUITOSROCK dijo...

¿Qué pensarían Larry, Moe y Curly? jajajajajajja

tenes dijo...

¿Qué fácil es criticar el trabajo ajeno cuando nunca se han puesto manos a la obra verdad?
Es triste que PRINCIPIANTES de una carrera de crítica cinematográfica opinen sobre trabajos de estudiantes empleando su tiempo y su dudoso criterio en jugar a ser los "Guillermo Nimo" cinematográficos.
Sin sobrevaluar el éxito o no al que pueda arribar uno u otro corto, críticas como ésta, me parecen estúpidas y efectistas.
Y es que en definitiva, es parte de la condición humana. Están aquellos que hacen, y aquellos que miran como los otros hacen. Sinceramente, prefiero estar entre los primeros.
Disculpe, señorita crítica, si peco de ignorante y no me he puesto al tanto aún de sus innumerables y logradísimas producciones cinematográficas, aquellas que la avalan como opinóloga de fuste.
Ridículo hermana... en definitiva, probá con ser jurado del bailando por un sueño, que tu tan "polémico y transgresor" vocabulario será mejor recibido. AH! Y un poquito de humildad no te vendría nada mal.
Bruno Katz
(te ahorro la búsqueda, tengo un rol muy chico en este corto y no me caliento por la crítica a este trabajo en particular sino por las formas).

Fernanda dijo...

Estimado Bruno le agradezco enormemente las lecciones de humildad, cualidad que se ve que usted posee en dosis inconmensurables....digo, se ve claramente reflejada en su comment.
Por favor haga criticas mas constructivas le va a hacer bien a usted y a mi.
Ah! y no sabia que tenia que publicar en Cahiers para criticar cortos del Cievyc....

Anónimo dijo...

Perla negra para Bruno Gatoz

Lucas Castell dijo...

che, Bruno Katz, ¿qué hiciste para incluirte entre los que hacen, un puente que conecta medio país, un hospital que salva vidas de la mitad de los nenes pobres del conurbano?
No, ponele que fuiste asistente en un cortometraje de escuela de cine, el mínimo de convenio de todo chico de clase media para arriba de esta ciudad. Cualquiera hace un corto, no cualquiera logra que exprese algo consistente.
Un poco más de humildad papi. Si viene Martin Scorsese a preguntar quiénes son los pendejos estos que critican, fine, es el director de Toro salvaje, pero los demás que se hagan de abajo, y a ver si de paso aprenden un poco sobre cómo los demás reciben lo que ellos hacen.
Y, por cierto, Scorsese, como Friedkin, como Schrader, como Coppola, como todos los tipos talentosos de su generación aprendieron a ver cine y a hacer cine leyendo a Andrew Sarris y a los Cahiers du Cinema, que vos también descalificarías como personas que "miran como los otros hacen".
Por no hablar de Brian De Palma, que filmó la mejor crítica cinematográfica de su generación. O Lynch, que le debe tanto a la ironía de Parker Tyler.
Te felicito a vos, que a diferencia de todos estos tontos de los 70 que hicieron pero antes y durante necesitaron leer a los que "miran como los otros hacen", naciste con talento innato y no necesitás aprender a leer. Y, por lo que veo, tampoco a escribir.

Murcielagasonica dijo...

Nosotros estamos aprendiendo como ustedes y con ustedes. Esperamos que nuestras críticas los ayuden a aprender tanto como sus cortos nos enseñan a nosotros.
Lo que decimos esta siendo "hablado" en voz alta, la gente siempre opina (para eso existe la obra), solo que no tiene voz. Nosotros tenemos fundamentos, por eso, podemos opinar. Sino coinciden nos gustaría poder abrir un debate, no queremos herir a nadie, solo queremos opinar.
Gracias por en serio por todos sus comentarios y sobre todo a usted,
Sr. Lucas Castell, porque habla con el conocimiento que nosotros compartimos, de donde nosotros aprendemos. Gracias

Anónimo dijo...

Dos casos únicos en la historia del cine: Buster Keaton que nación genio sin necesidad de pasar ni un día por la escuela, y Bruno Katz, que pasó por un terciario pero cree que no tiene nada que aprender de quienes lo rodean.

Porque tus papis te paguen una universidad privada, no te transformás en inmune a toda crítica.

Chila rock dijo...

Bruno, tú no has ganado nada

tenes dijo...

Bueno, no sé porqué no me sorprende encontrarme con que ustedes tampoco son inmunes a las críticas, cuando les toca en su orgullo, claro está.
Pero en fin, será cuestión de ir por partes. Respondiendo a cada uno de los que conforman este adorable séquito de cinéfilos, grandes conocedores e ilustres valuartes de nuestra cultura que leyeron un par de apuntes de historia del cine mudo, vieron unas películas (entre las que de seguro figura “El ciudadano Kane”) y terminaron su primer año, acercándose así a su sueño de convertirse en las grandes plumas de nuestro país.
Aquellas que de modo pedagógico y constructivo, – resuenan los acordes de informativo de prensa peronista - enseñarán y transmitirán sus invalorables conocimientos a otros, inocentes y virginales directores, para que éstos a su vez puedan nutrirse de tanta sabiduría.
En definitiva para que aprendan estos ignorantes en pos de un brillante horizonte para la futura filmografía argentina, no?

También, porqué no, esto ya como propuesta a secretaría académica, podrían incluir en el programa de la carrera la materia vestimenta cinéfila.
Así, los jóvenes críticos podrían opinar también sobre si los directores responden bien a los parámetros del snobismo propio de su naturaleza, y si sus anteojitos de marco grueso, su morral cruzado o tal vez un saco de pana al tono están acordes o no a la red carpet del Bafici, cita imperdible para el merodeo de estos gourmets, amantes del buen cine.

Responderé yo, “Bruno Gatoz”, (por cierto, aún no paro de reír con la chanza. Para la próxima podrían servirse de mi nombre también y llamarme Bruno Díaz. A no olvidar: en el manual de “Cómo escribir una buena crítica incisiva 1” figura que siempre queda bien la deformación del nombre como para quitarle un poco de seriedad al oponente y así debilitar sus argumentos), y no me respaldaré en el anonimato ni en sobrenombres para hacerlo.

Paso ahora a expresarme como persona normal y dejo de responder a su cliché del trato formal e intelectualoide en la escritura. (No vaya a ser que los consideren iletrados o incultos, que horror!).

Fernanda: (Vives? ¡Qué bueno soy para la comedia!)
En ningún lugar de mi comentario hablé de mis trabajos porque no fueron objeto de crítica en esta oportunidad. Defiendo en cambio, a los que si trabajaron, con mejores o peores resultados, por lo tanto no veo porqué haces referencia a mi humildad. Solamente se exige respeto y que se bajen del pedestal de jueces intocables.
No hace falta que seas un Pulitzer ni que hayas escrito en las sagradas escrituras de Cahiers du cinemá para opinar sobre cortometrajes realizados por estudiantes. Si, en cambio, hace falta que tengas en cuenta de que lo que criticás se trata de trabajos de estudiantes y que es precisamente en la instancia académica donde es válido cometer errores, porque de eso se trata, de aprender para luego fallar lo menos posible.
No creas que no nos damos cuenta de los errores cometidos. Y los charlamos y los discutimos y los comentamos. No crean ser tan imprescindibles en esto. Hay que tener en cuenta que en los cortos de estudiantes juegan varios factores tales como la inexperiencia, la precariedad de los equipos y el tiempo con el que contamos para el rodaje. Es esto excusa para un mal corto? No. O no siempre, al menos. Pero a la hora de criticar es imprescindible tener en cuenta qué y a quién se está criticando. Y es justamente, como vos bien decís, a la crítica constructiva a lo que apunto.
No considero que tu crítica lo haya sido.
Lucas:
Agradezco la demostración de tus conocimientos (anecdóticos), y que cites a tus próceres para que engalanen este debate.
Pero te respondo, me incluyo entre los que hacen no porque haya colaborado con la construcción de la represa de Yaciretá o una escuelita rural. No estamos hablando de eso ( y de hecho tampoco tenés idea de lo que hago o dejo de hacer por lo tanto te recomiendo que no arriesgues en vano), sino porque yo ya he dirigido algunos cortos, he trabajado en muchos otros y proyecto los siguientes, pero por sobre todas las cosas y más allá de mi innegablemente corta experiencia, por una cuestión de índole filosófica.
Yo apunto a hacer. Vos apuntás a criticar lo que otros hacen. Punto. Y por supuesto que aprendo, aprendo y mucho de quienes hacen, no de quienes cacarean sin saber sobre qué lo están haciendo.
“Murciélagasónica”:
Creo que tu argumento es el más educado y comprensible. Pero otra vez: se trata de las formas y no del hecho en sí. Y ni siquiera exclusivamente de las empleadas por Fernanda, que pobre me la agarré con ella.
Ocurre que venia leyendo otras críticas y sus correspondientes comentarios infantiles de tipo “la-pi-da-rio”, como veo que les gusta decir y me calenté en esta.
A anónimo, que como tal pierde sustento, sólo le responderé que la cuota del terciario por el cual pasé y de donde aprendí muchísimo al igual que seguiré aprendiendo gustoso en el futuro de quienes hacen cine y no de quienes lo miran, me la banqué yo solito. Paradójicamente... haciendo.
Por último, muchachos/as:
No hay que tomarlo tan a pecho tampoco. Me calenté y como soy calentón me prendo en algo que ni debería prenderme.
Probablemente me haya ganado el odio de muchos y la simpatía de otros.
Ni ustedes ni nosotros somos experimentados. Nosotros filmamos cagadas lo mejor que podemos, para poder en un futuro con suerte llegar a hacer algo que no sea una cagada. Soy el primero en criticar cortos chotos míos o ajenos.
Por su parte, ustedes escriben cagadas para que en un futuro puedan escribir una critica criteriosa y fundamentada. Vale la pena que nos peleemos?
Yo creo que no, por ahora, estamos unidos en la cagada.
Esforcémonos entonces por superarnos y no por destruirnos.
Lo UNICO que se exige por este lado, y creo que seguramente coincidirán mis compañeros de dirección, es que en el camino no se pierda el RESPETO. Nada más. La humildad es precisa de los dos lados.
Espero, sinceramente, que sepan entender la intención real de este comentario. De no ser así, pueden descargarse con sus elaborados y elegantes insultos en adelante. Yo aquí termino mi participación en este foro.
Un Abrazo a todos y que les garúe finito.

Bruno Katz (miau)

leandro dijo...

Los creidos son ustedes, que les dan un misero blog para opinar y juegan a ser criticos pensando por un ratito, como si fuera poco conspiran para responder a cualquier comentario en contra de ustedes masivamente, muy poco profesional de su aprte, asi como los directores de los cortos se tienen que comer sus criticas infantiles, lapidarias y sin consideracion del conexto en que fueron hechos los cortos, ustedes tambien banquense los comentarios en contra suyo.
Si tan solo supiera el sudor que costo hacer estos cortos no serian tan duros y criticarian, pero con un poquito mas de consideracion.

Uno que vio que no habia luz y entró dijo...

"gustoso en el futuro de quienes hacen cine y no de quienes lo miran". Me pregunto que nos espera como espectadores de gente que se para en la vereda de enfrente de quienes miran sus largos-medios-cortos.

Germán dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

A ver, gente, empezemos a entendernos...si son todos estudiantes, los criticos tambien deberian aceptar criticas de sus reseñas, sabemos que nadie es nadie, o sea, nadie tiene un nombre o experiencia, pero la actitud de destruir y no construir es realmente mediocre.
Los criticos como tales tienen que saber que tienen que ser criteriosos como formadores de opinion, y hacer criticas justas, sabiendo marcar sugerencias o criticas constructivas, asi como tambien valorando el esfuerzo de los alumnos quienes invierten tiempo y dinero de sus bolsillos en realizar el trabajo.
El tiempo les enseñara cuando lleguen al mundo laboral real...

PD: Hacer comentarios clasistas ("...cualquier chico de clase media alta estudia cine...") me parece que escapa al alcance de una critica

Lucas Castel dijo...

A anómino:
Como no soy crítico ni estudio en esa carrera ni tengo el más minúsculo interés en hacerlo,
"Hacer comentarios clasistas ("...cualquier chico de clase media alta estudia cine...") me parece que escapa al alcance de una critica"
no se me aplica.
Y no es clasista, es una constatación, las escuelas privadas de cine son el nuevo recipiente para los niños más o menos inútiles de las familias con algo de guita, como antes era mandarlos a ser cura. Y acabemos con el cacareo del grandísimo esfuerzo y sacrificio de hacer un cortometraje. Acá nadie se sacrifica por hacer cine, acá a nadie se lo obliga a hacer cine, como a nadie se lo obliga a escribir una crítica. El mundo puede seguir andando tanto sin estas críticas como sin estos cortos. Así que a no darse tanta importancia y a aprender a bancarse que a los otros puede parecerles una cagada el fruto de nuestro esfuerzo.

Ambas actividades son cosas que los creadores dejan por propia voluntad a disposición del escrutinio público, y si a un crítico una película le parece un bodrio lo tiene que decir, lo mismo que si a un director o lector una crítica le parece mal fundamentada. ¿Qué es una crítica justa? ver un corto que te parece una aberración estética y no expresarlo? Si el corto es insalvable, es insalvable. Y yo veo bastantes críticas constructivas acá que marcan lo que les gusta y lo que no. Las condiciones materiales del Cievyc no son peores que lugares donde se han hecho grandes obras (Roma, ciudad abierta se hizo con restos de fílmico vencido que encontraron por ahí, lo mismo que la primer película de Jarmusch, que se hizo con rollos que Wenders le regaló que le sobraban de Hammet). El contexto puede explicar algo, pero no justificar la pereza, la falta de ideas visuales, lo incomprensible de algunos cortos del Cievyc te tuve la desgracia de ver.

Fernanda dijo...

Lucas: mejor expresado imposible.

Juan dijo...

Lucas, con su comentario "Y acabemos con el cacareo del grandísimo esfuerzo y sacrificio de hacer un cortometraje. Acá nadie se sacrifica por hacer cine" demuestra claramente que nunca debe haber puesto pie en un set de filmacion de estudiantes, no tiene por que hacerlo ya que el es critico, se dedica a criticar, no a hacer, pero tampoco tiene porque asegurar que estos cortos no costaron esfuerzo, ahi si copn todo el respeto te mandaste cualquiera hermano, es faltarle el respeto a las muchas personas que sudaron al gota gorda para hacer estos cortos posibles. No hay que opinar de lo que no se sabe, asi como yo no opino de lo dificil o no que puede ser hacer una critica, ya que no se nada de eso.

En cuanto a tu afirmacion de que los estudiantes de cine son "niños más o menos inútiles de las familias con algo de guita", no solo pareciera que lo decis despectivamente, como si aquellos con dinero debieran ser obligatoriamente inutiles, sino que tambien es un comentario absolutista que mete a todos en la misma bolsa, y no deberia venir de alguien que estudia critica, y que por eso deberia saber tener cierto criterio a la hora de opinar sobre algo, y saber medir sus palabras. Acaso no puede haber pibes de clase media, media baja en el cievyc, que laburan para pagarse sus estudios porque el cine es lo que aman? los hay, te lo puedo decir porque lo veo en los pasillos, hay de los otros, lo admito, no se si inutiles o no, no se como vos lo podrias saber tampoco (hay 16000 estudiantes de cine en la argentina) tal vez haya mas gente de clase alta en la fuc que en el cievyc, pero repito, no hay que meter a todos en la misma bolsa.

Anónimo dijo...

Juan, habrá que reiterar lo obvio porque parece que tanto "hacer" te complica reflexionar sobre ello:
No solo NO (no, no, no y además, no) soy crítico, sino que no estudio crítica ni pienso hacerlo.

Es una pena que creas que "hacer" es solo filmar y no abarque tantas otras cosas, como por ejemplo escribir sobre eso que se filma. O usar eso como excusa para meditar muchas otras cosas. Demuestra una amplia falta de conocimiento no solo de cualquier escuela de pensamiento relevante sobre cine desde 1930 a esta parte; sino también de cualquier escuela de pensamiento a secas, desde esa fecha a la actualidad. No sé de quién habla peor, si de vos o de tus profesores.
chau
Lucas

Anónimo dijo...

Instalemos un "sufrirometro" para medir la calidad de los cortos y ahorramos tiempo, no?

Juan dijo...

Bueh, creo que no entendiste nada de lo que dije, tal vez fue culpa mia, tal vez tuya, no lo se.

Al otro comentario, nunca hable de que la calidad de un corto sea directamente proporcional al esfuerzo que tomo hacerlo, pero si que ese esfuerzo merece cierto respeto a la hora de criticar, te guste el corto o no.
Se puede decir que un corto no te guste, pero personalmente no puedo concebir que se ande diciendo tan gratuitamente "acabemos con el cacareo del grandísimo esfuerzo y sacrificio de hacer un cortometraje", porque cualquier persona del medio te puede asegurar que si toma esfuerzo, y es bastante insolente asegurar lo contrario de una manera algo agresiva, usando la palabra "cacareo" simplemente me parecio eso, como estudiante de cine me lo tome bastante personal, como seguramente se lo tomarian muchos aca si se minimizara la tarea del critico, respeto mutuo, es eso lo unico que pido.

Anónimo dijo...

me parecio excelente la explicacion de Lucas, a mi tambien me parece que Cine es como una carrera de moda, en la que cualquiera cree que por cursar unas materias y hacer cortos con equipos que se los preta el lugar a donde estudian y actores ad honorem, ya es cineasta, cuando en realidad el cine es un arte y el arte no se aprende, se manifiesta en las personas con chispa creativa,talentos de verdad.
Y la prueba esta a la vista, de 69 cortos que se presentaron al festival, apenas se destacaron unos pocos, que se pueden contar con los dedos de una sola mano.

Por eso las personas que ya tienen esa capacidad nata se perfeccionan estudiando, pero aprenderlo en tres años..??, esa es una fantasia que muchos tienen, por eso no soportan las criticas, no quieren ver la realidad, el talento no se aprende en ninguna academia.
A un verdadero artista no le afectan las criticas, porque esta seguro de si mismo y de su arte, y sigue adelante, porque es el publico quien le va a dar el mayor credito por su trabajo.

Ariel