Cobertura: 15 Festival Cievyc Cine 08 Quique

Quique, De Ana Cosentino, Con Ramiro Pisá, Lucrecia Girerd, Susana Menéndez, 2008, 12´

La melodía de Enrique

El nene que interpreta a Quique es un evidente no-actor (al que adivino sobrino o familiar cercano de alguno de los realizadores de este corto, que hacen caso omiso a la timidez del pequeño frente a las cámaras). Sin embargo esto no molesta porque su soledad es traducida por la puesta de escena. Así queda demostrado el vacío que siente ante una madre joven, linda, prostituta a escondidas y que va a morir también a escondidas.
Cuando un día nuevo empieza y Quique nos contagia un poco su aburrimiento, entra a la historia un objeto que cortó por un momento mi respiración: una flauta. No por el instrumento sino por una pregunta imposible de evitar. ¿Qué misterio esconderá al ser tocada por Quique cuando se quede solo en su casa? La respuesta se hizo esperar. Lo sospechado, la madre salió a trabajar y el niño recién ahí se la llevo a la boca. El problema es que después de ver Historia deseada, un corto también de primer año que intento olvidar todas las noches desde que lo vi, es muy difícil no suponer lo peor. Pero gracias al buen gusto de este corto dicha acción no llevó a la aparición de un hada, genio de la lámpara u otra fantasía sin retorno, sino a una evocación mental aceptable, en la que el niño juega en la plaza con su madre (foto). Ahí volví a respirar. Hay que destacar la música original, compuesta por Ana Cosentino, la directora. El diseño de sonido, surtido de diferentes instrumentos y ritmos étnicos argentinizados, acompaña el momento difícil en la vida de este próximo huérfano. La narración se fortalece con la inserción de dicha flauta; pero cobra más valor cuando la toca Quiquito y la introduce en la banda sonora, evidenciando que será su compañía y pronosticando su recuerdo materno feliz, en la plaza, jugando. Una excelente elección que convierte a este corto en un mundo pensado y bien trabajado.

Soledad Bianchi

13 comentarios:

Anónimo dijo...

para mi este corto es mas un videoclip musical que una historia.

Murcielagasonica dijo...

No es un video clip musical, es una historia que empieza, termina y se entiende...el montaje es cero clipero, hay pequeñas elipsis con fundidos lentos si mal no recuerdo y despúes, cortes hasta que termina la acción, nada violento.
La música funciona como elemento narrativo al incluir la flauta, pero no sobresale sino que acompaña.
Quizás hay más esfuerzo en el diseño sonoro que en otros aspectos, como ser las actuaciones y algunas puestas de cámara, pero esa es otra historia.

Anónimo dijo...

tenes razon, no es un videoclip, pero parece como si la musica se hubiera hecho primero, y luego se invento una historia que encajase con esa musica, ya que es una musica que tranquilamente puede inspirar historias.

Anónimo dijo...

que embole este corto!!!!

Parece que a la directora no le hizo mucho efecto la lectura de tantos "clásicos". Por eso cada imagen fue dejada en formol durante 3 años antes de ser grabada.

Los encuadres son soporíferos, los responsables creyeron que si emplazaban la cámara respetando simetrías, no había por qué moverla de ahí nunca más.... Lo mismo pasa con la música que se carga sobre sus hombros toda la acción.

Y esa chica bien haciendo de puta en esa pieza. Es la imagen que otra chica bien (la directora) tiene sobre cómo sería eso de ser medio pobretona... El reloj, la silla y mantel de la abuela.... Todo triste y redundante como si pusieran un cartel luminoso que diga "OJO, ACÁ LA PASAN MAL".

Para la próxima: una puta así de linda gana para vivir en una casa mucho mejor que esa.

Anónimo dijo...

Además de embolarte, diría que es una historia boba, con ritmos lentos y con esa musiquita infantil, de nenes de jardín, que apenas la escuchas, pensas: este es un boludín.

ignaiza dijo...

Genial el comentario de Anónimo (dejá el nombre carajo!)
Punto más alto: "Para la próxima: una puta así de linda gana para vivir en una casa mucho mejor que esa."
Yo no puedo creer que esta directora sea la que nos mandó a leer.
Como eunuco me arreglo mucho mejor con los dedos, gracias.

Sikanda dijo...

Chicos, se zarparon con los comentarios. Salvo Soledad, que siempre ha comentado como la dama que es, el resto me han hecho sentir verguenza ajena.

Sobre todo ciertas palabras como "puta", la cual estoy citando pero que no me atrevería a repetir. Me dan lástima y vergüenza ajena cuando hablan así.

¿Cómo esperan ganar respeto profesional cuando ustedes no hacen nada por darse a respetar?

Basta con las agresiones por favor. Tenemos un gran y rico vocabulario como para que usen solamente lo peor.

La directora de este corto nos mandó a leer, tal vez desconoce que en este grupo tienen una licenciada en letras, que sí se ha leído los clásicos que pudo, y que ya quisiera ella pertenecer a la editorial atlántida. Porque cuando se tiene hambre de cultura, como la que he pasado, todo movimiento cultural como los que hay en BsAs te parece la gloria.

Pero como ninguno de ustedes sabe lo que es eso, usan y abusan de sus derechos como lo hacen aquí.

Deberían darse con una piedra en los dientes.

Anónimo dijo...

Ignaiza, el anónimo sobre el corto era yo, me olvidé de poner mi nombre,
se agradecen los elogios.
Agustín Roberti

Ana Cosentino dijo...

Nos ladran Sancho, señal que cabalgamos…
Veo que los comentarios amarillistas siguen siendo la mejor forma de promoción. Seguramente muchos no se hubieran tomado la molestia de ver este corto sin la previa lectura de “Lindo quilombo”. Si sirve de incentivo, también escribí la música de “Juguete” (cuyo título original es en singular).
Me gustaría que todas las opiniones fueran firmadas con nombre y apellido, y no escudadas por un seudónimo.
Sigo manteniendo mi opinión, sobre el blog. ¡Al fin publicaron “Veo, veo”! ¿Para cuándo “Tres punto catorce” y “Inversa” y “Parir la soledad”?
Sinceramente, no pensaba volver a leer el blog ni intervenir en comentarios, ya que lo considero un mero cruce de insultos gratuitos en todas direcciones, pero un compañero me adelantó sobre la bola de nieve que se estaba formando y decidí participar una vez más.
No me arrepiento y mucho menos me retracto en cuanto a mis ideas, tal vez el modo corresponde justamente al exabrupto que provoca la lectura continua, tanto en los artículos como en los comentarios, de más de una frase basada en la suposición y el desconocimiento. Hubiera sido útil que los críticos mantuvieran charlas con los profesores de Guión y Dirección I y II para confirmar o aclarar dudas antes de escribir, ya que ellos conocieron y orientaron todos los trabajos, al menos de Primer Año.
En respuesta a la solicitud de Soledad Bianchi, gracias por dedicar tus líneas en la construcción de un artículo sobre “Quique”.
Respecto a tu descargo, la libertad es libre. Hubiera preferido que reconocieras que la melodía principal se repite hasta en el canto del canario, y que en el tramo final se fusionan los leitmotiv de la madre, Quique y la asistente social, más que la denominación de un instrumento cuya aplicación fue puramente estética, sin criterio narrativo, y cuyo sonido en realidad corresponde, al igual que el de todos los instrumentos utilizados en la musicalización, con el que proporciona el sampler digital del programita que tengo instalado en la computadora, que por cierto es una simple Pentium II de 350 MHz.
A título informativo para todos los lectores: No todo lo que figura en Wikipedia es para tomar al pie de la letra.
El xilofón o xilófono, tal como lo anuncia el prefijo xilo, tiene sus placas de madera. Es una adaptación con fines educativos de la Marimba orquestal. Con placas de metales se denominan vibráfono, metalofón, carrillón o glockenspiel.
Calimba con C es el hierro incandescente que se utiliza para marcar el ganado, el instrumento es con K.
Y como yapa, por si algún lector lo necesita en otra oportunidad, los “toc-toc” del jardín de infantes se llaman en realidad “claves”, ya que el toc-toc es la versión hogareña del woodblock que se utiliza en las orquestas.
Ana Cosentino

Anónimo dijo...

a mi me parece que una critica debe ser siempre constructiva por mas que al autor de la obra no le guste o no este de acuerdo.

yo creo que aca solo se encargaron de contar la historia pero nunca se preguntaron COMO.

ignaiza dijo...

¡Justo sobre lo que iba a escribir en la próxima nota: Un catálogo de instrumentos con su definición!
La iba a sacar de wikipedia pero no se puede beber al pie de la letra.
¿Me completas la lista por favor? Acá te mando algunos para que vayas empezando:
Violín. Viola. Violonchelo. Contrabajo.Arpa. Guitarra. Clavicémbalo.Piano. Flauta. Flautín o Píccolo. Clarinete Alto, Clarinete Bajo. Oboe. Corno Inglés. Fagot. Contrafagot. Saxofones: sopranino, soprano, alto, tenor,
barítono, bajo, contrabajo y subcontrabajo.Trompeta. Trompa. Trombón. Tuba. Órgano de Tubos.Timbal.Xilófono. Marimba.
Vibráfono. Glockenspiel. Celesta.
Campanas Tubulares. Bombo. Caja.
Platillos. Crótalos. Cabaça. Castañuelas.

Anónimo dijo...

curioso lo de nuestra lectora de clásicos residente, pasó de la monotonía (no confundir con coherencia) al filmar, a la ausencia de hilación entre una frase y otra al escribir comments.
Una hazaña digna de mención.
Si alguien adivina a quién y qué está respondiendo en su última aparición estelar, pago unos pesos por la aclaración.

Antonio

Hernán dijo...

Alguien más es licenciado en letras? Que lo aclare en cada comentario por favor. Parce que es el requisito. Otros licenciados abstenerse.