Cobertura: 15 Festival Cievyc Cine 08 La célula


La célula, De Rodo Castro, Con Lucas Sosa, Rubén Guzman, Paula Caffaro, 2008, 4´50´´

La sonrisa de mamá

Ganas de matar. Eso genera el corto. “Como muchos de los otros cortos” me dirán. Pero sin embargo, La célula canaliza el odio desmedido hacia uno de los protagonistas y no contra el director y/o guionistas. El eje del mal es una madre castradora que tiene a toda la familia bajo un control patológico. Su hijo Santiago vive una dualidad entre el amor a su madre y el odio que le provoca no poder romper con una dependencia que lo hace recluirse en su casa. Por momentos el espectador espera que Santiago termine de manera violenta situaciones humillantes que la madre le hace vivir. El director juega con este recurso durante todo el corto. Uno de los momentos más tensos es cuando aparece por primera vez en escena el padre ausente. Al entrar a la casa encuentra a su hijo en la cocina preparando la comida con un delantal de mujer mientras su madre descansa en la pieza. La escena es perturbadora, casi tanto como la famosa de Rebelde sin causa, en la que Jim Stark encuentra a su padre en una situación idéntica. A diferencia del film de Ray, la tensión en La Célula se desinfla dilatando demasiado las situaciones. Por último, el corto refuerza sus argumentos con muchos elementos de la puesta en escena, por ejemplo símbolos fálicos como las zanahorias rebanadas por la madre, mientras vemos a Santiago alienado jugando a las cartas en profundidad de campo. La célula es una de las propuestas más interesantes del festival, logra mantener el interés hasta el final.

Germán González Sosa

1 comentarios:

Matías dijo...

Ahhhh, el plano de la zanahoria me hizo acordar a uno igualito igualito de "XXY" y tuve que escpar de la sala.