Festival de cine Cievyc 09: El señoricito de las calles de barro


El señoricito de las calles de barro, Ludmila Rapoport, con Tomás Liberti, Silvina Bujaldón, 6’8’’, 2 º año 2009.

De la abyección

Ludmila Rapoport nos cuenta la divertida historia de Joel, un chico de ocho años que tiene a su madre postrada en su cama por una enfermedad terminal. El corto empieza con un plano de Joel sentado en la calle. Sucio, ojeroso, triste, obviamente se trata de un chico con carencias. Las mismas pueden ser, afectivas, de necesidades básicas… o cualquiera que el espectador asocie o sienta más atroz, será bienvenida. La cámara se encarga de captar cada instante de sufrimiento de la criatura. Sus ojitos parecen decir: ¿Por qué me pasa esto? Todo un mundo que recae sobre el castigado niño. De pronto, un personaje nos llama y nos pide que entremos rápido a la casa. Claro, ¿cómo íbamos a perdernos a la agonizante madre en sus últimos minutos de vida? ¿Acaso podía privarse a Joel y al espectador de tan glorioso momento? Parece que no. Parece que la cámara disfrutara poniendo incómodo al espectador. Desde el comienzo nos bombardea con imágenes abyectas. Primeros planos, planos detalles del niño tomando la mano de su madre moribunda, primer plano de la cara jadeante de la madre, cada elección de la directora es una abyección. Si Godard decía que todo travelling es una cuestión moral, el corto es lo más amoral que pudo filmarse. Todo recurso del lenguaje cinematográfico es funcional a un goce morboso y desagradable de parte de la directora con su protagonista. Los encuadres intentan estetizar el sufrimiento pero no lo logra y el espectador tiende a distanciarse. No se llega a sufrir esa ambigüedad de verse atraído por lo horripilante. Si ese fue el objetivo se falló. Si se quiso ser artísticamente cruel, le faltó mucho. Pero si algo se le debe agradecer, es la brevedad.

Germán González

(Alumno de 2º año de la carrera de Periodismo y crítica)

9 comentarios:

Anónimo dijo...

A la directora no le va a gustar nada esta nota, pero a mí que la pasé horrible en ese cine feo de constitución con ese corto amoral, sí.

Notón!

Ayer TCM pasó Fuga de Nueva york en una copia paupérrima y me acordé de ustedes. No por la calidad de la copia, se entiende.

Mariela, ex alumna de Dirección

Soledad Bianchi dijo...

Se puede destacar ese paso de la madre a la muerte.... con unas placas simpáticas... el gran error fue el tema que seleccionó representar. Igual prefiero madre casi muerta, que príncipe azul...

Diego Osvaldo Ruiz dijo...

Che que estilo mas autentico el del crítico asido creo que lo había visto solo unas... bueno menos un par que no lo son todos los demás ¿con que desayunaste flaco? con jugo de aluminio , SOES, queres tener estilo antes de tener conocimiento, posmoderno.
Hagan criticas estrictamente técnicas o involúcrense mas con lo que hacen, si no conoces a la directora la podes entrevistar por lo menos si pensas hacer juicio de valor. No se olviden que ese lugar también lo ocupo Truffaut ¿por que imitar a Jorge Rial?

Germán dijo...

Me gustaria una entrevista con la directora. Se copa? Puedo arreglar con vos Diego?
Contestame y te contacto via mail.

Anónimo dijo...

Diego Osvaldo RUiz escribe bajo los efectos de algún psicotrópico? que convide a la muchachada!!
"Che que estilo mas autentico el del crítico asido creo que lo había visto solo unas... bueno menos un par que no lo son todos los demás"

Vidiash

Diego Osvaldo Ruiz dijo...

NO...con migo no cuentes y a tu alter ego le hago una carrera de aca a rosario tomando ginebra asi se le pasa el anonimo

Anónimo dijo...

Con migo es conmigo, asi se escribe así y anonimo se escribe anónimo.

No sé a qué viene la comparación con Jorge Rial que, al menos, tiene un mejor castellano que vos.

Plagiar al Luca Prodan más pendenciero y bobo impide que las ideas lleguen del cerebro al teclado.

Vidiash, alter ego de nadie

lacarreradecriticaestanseriacomopaparela dijo...

Ano nimo? sos el ano de Nimo? Debes tener mucho olor encima.

Ay! perdon en este teclado no tengo acentos, asi que es pura falta de ortografia lo que lees.

Lo de Rial que dice el muchacho Diego se entiende a la perfeccion.

Vidiash, que bueno que sos el alter ego de nadie. Si fueras el mio me pego un tiro.

Germán sin alter eco dijo...

Hola, tengo un alter ego, pero se hace llamar Hernán Garber. No tengo nada que ver con anonimo. Lastima que no se quieran copar o que no tengas nada que ver, le quita seriedad a lo que cuestionabas. Lastima.

Saludos