Festival de Mar del Plata: La aventura del pendeviejo.



Sam tiene una banda, una vida despreocupada, sale con amigos, duerme y toma cerveza como la mayoría de los adolescentes que aún no saben qué hacer con su futuro. Lo que lo diferencia del resto, es que él tiene más de treinta años.

True Adolescents (Craig Johnson, 2009) es una película acerca del viaje que este hombre (interpretado por Mark Duplass) y dos verdaderos adolescentes (Breth Loehr y Carr Thompson) hacen para que Sam madure y sus acompañantes descubran la amistad y su propia sexualidad. Todo esto acompañado con el contacto de la naturaleza, que los pondrá a prueba.

Durante los primeros quince minutos el film parece que fuera a ser una típica comedia punk-rock. Los títulos iniciales, acompañados por la música de The Blakes, se acercan a un estilo entre el arte de Lichtenstein y la tipografía de los Sex Pistols. Pero por suerte, la película de Johnson no se estanca en una comedia en la cual un adulto rockero instruye sobre música a un par de chicos. No, eso ya se vio y el director lo sabe.

La temática punkie se va alejando a medida que los personajes se adentran más en ese bosque costero que transforma al film en una especie de Deliverance (John Boorman, 1972) teenager… o no tanto. Un encuentro con dos extraños (hippies) hará que los personajes se pierdan y entren en conflicto con la naturaleza. Casi como el encuentro de Lewis (Burt Reynolds) y cía. con los campiranos de turno. Un herido y una noche friolenta son algunos de los elementos aventureros que están presentes en la historia, pero sin olvidar que se trata de una comedia, y que el humor, en menor o mayor dosis, acompaña estos sucesos.

Al finalizar el viaje, y ya de regreso en la ciudad, el personaje de Ed (John Voight) en Deliverance prometía jamás volver a ese lugar. En el caso de True Adolescents, Sam también promete no volver, pero no volver a llevar una vida de adolescente. Sin embargo, mientras que a Ed el espectador le podía creer esa promesa debido a las nefastas situaciones vividas, a Sam, como buen adolescente, no se le puede creer del todo y la intromisión de un fundido a negro impide que se sepa si la cumple o no.

Nicolás Ponisio.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Buena película. Buena crítica.
La actuación del protagonista es un émulo de Jack Black. Los primeros quince minutos ¿no te dejaron un sabor a School of rock?

Adrián Zorgno

nico dijo...

Si totalmente, iba encaminada a ser school of rock 2, de hecho creo que lo menciono en la crítica. Pero después cambia bastante y esta bueno eso.
Gracias por el comentario.
Saludos.