Peeping Tom



Peeping Tom / El Fotógrafo del Pánico (1960)

Armado con su cámara de 16 mm, que rara vez deja de lado, y que ya se ha convertido en parte fundamental de su anatomía, Mark vive para fotografiar la agonía final de sus víctimas. Vive atormentado desde su infancia, cuando su padre (interpretado, no inocentemente, por el director Michael Powell), un afamado psicólogo, lo utilizaba como conejo de indias para crueles experimentos, en los que pretendía estudiar y registrar los efectos del miedo sobre el sistema nervioso. Ya adulto, Mark se ha convertido en un camarógrafo profesional de día, y en un sanguinario asesino serial por las noches. Su mente es un intrincado laberinto donde se cruzan diferentes obsesiones: filmar, matar, mirar.

Michael Powell, un reconocido director inglés con grandes títulos como Black Narcisus o Las Zapatillas Rojas, inaugura la atípica y experimental década del 60 con Peeping Tom, un verdadero tratado sobre el miedo, la muerte y la mirada que conjuga esos tres elementos tan puramente cinematográficos para lograr un thriller alucinante y extremadamente adelantado a su tiempo, al punto de costarle la carrera a Powell, quien a partir de ahí queda confinado a trabajos menores en la TV.

Con Carl Boehm, Moira Shearer, Anna Massey. Dir.: Michael Powell.

1 comentarios:

Julia C. dijo...

Uno de los elementos que se destacan en Powell es el uso del color. Una pinturita el tipo.