Películas del Mes: La Mirada Ausente (Disturbia)


Disturbia (2007) de uno de los directores del momento en los Estados Unidos, D.J. Caruso, nos presenta una nueva versión de la obra maestra de Alfred Hitchcock Rear Window (1954). En este caso la trama se centra en un joven problemático que debe cumplir una condena menor con arresto domiciliario. A través de un sensor colocado en el tobillo el muchacho va a quedar prisionero en su propio hogar al igual que lo estaba Scotty (James Stewart) en el film de Hitch. Y como en aquel argumento, van a pasar sucesos muy extraños en la casa de enfrente. Lo que comienza como un juego de espiar a la vecina bonita va a transformarse en una amenaza mortal. Ese impulso voyeurista que siempre propone el cine de mirar sin ser mirados va a ser el motor principal del film. Pero el problema de esta película no radica en su argumento, que por cierto es bastante entretenido, sino en la falta de lecturas simbólicas que siempre entregaban las tramas del director inglés. Caruso se queda con lo superficial del suspenso que otorga la acción y no le da una nueva visión de mundo al tema propuesto por su antecesor. Aquí no hay ventanas que nos muestren los diferentes tipos de relación de pareja ni tampoco una mujer que nos empuje a tomar una decisión sobre nuestro futuro. De hecho, éste personaje crucial que en La Ventana Indiscreta era interpretado por Grace Kelly, aquí es reemplazado por la figura de una madre que carece de sentido dramático y sólo está como elemento funcional al causa efecto de la narración.

En definitiva, lejos de lo que hacía Brian De Palma cuando reversionaba al maestro del suspense, Caruso se queda a mitad de camino por la carencia de capas de densidad en el plano formal y nos ofrece una versión vacía de aquella obra maestra de Alfred Hitchcock.

2 comentarios:

Mariano dijo...

Muy pochoclera, es cierto que hay entretenimiento pero se queda en eso. Caruso tiene un buen policial como primer película.

Vicco dijo...

Hola Mariano, a mí también me gustó el policial anterior de Caruso. Un muy buen policial en una época en la que escasean.