El Nacimiento de un Genio

En algunas oportunidades, los grandes directores comenzaron con trabajos pequeños. Este es el caso del renombrado Orson Welles, que con muy pocos elementos debutaba en el cine allá por 1934 con un cortometraje titulado “The Hearts of Age”. La película fue rodada en dos horas durante una tarde ociosa de domingo motivada por pura experimentación e intentando emular el estilo del francés Jean Cocteau. En esta intersante labor de montaje, que no deja de ser narrativa, Welles nos acerca una visión surrealista, entre otras referencias, del Fausto de Goethe.

En un juego rítmico sustentado por la repetición de algunos fotogramas y la aparición sistemática de ciertos objetos, en este caso unas inquietantes campanas, Orson construye una intriga que involucra a tres personajes entre el cielo y el infierno. Esta elaboración tiene una gran carga expresionista que se manifiesta en la locura de los personajes, la presencia de un maquillaje cargado y la verticalidad del elemento místico religioso.

Como datos curiosos, la obra está co-dirigida por William Vance y actuada por Virginia Nicholson, que además fue la primer esposa del genial realizador.

3 comentarios:

Laetitia dijo...

Welles fue un genio desde la cuna

Meli dijo...

Podrían subir material de cortos dirigidos por otros directores reconocidos del cine? Es bueno para nosotros poder ver el trabajo que hicieron los grandes en su fase de aprendizaje.

Jessi dijo...

Por favor sigan subiendo este tipo de videos que nos muestran los inicios de los grandes. No conocía el corto de Welles y ya se veía que era un genio.